#PRL 66: cálculo de la altura de una mesa de oficina


Photo credit: jeltovski from morguefile.com

Si debemos elegir la altura de la superficie de una mesa escritorio para oficinas en donde vayan a trabajar usuarios de pantalla de visualización de datos he observado que, en ocasiones, los criterios de compra de mobiliario e instalación de las mesas no establecen las alturas de regulación a la que deberán disponerse estos equipos quedando la altura de las mismas al libre albedrío del instalador que suele ser el de colocarlas entre 720mm y 760mm aproximadamente, que son recomendaciones ergonómicas que corren por ahí. Es el momento de que midáis la altura de la vuestra y miréis si estáis dentro de esta horquilla, aunque eso no asegurará que estéis trabajando a vuestra altura óptima.  Continuemos.

La Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relativos a la utilización de equipos con pantallas de visualización de datos, comenta que se hace necesario el reposapiés en los casos donde no se pueda regular la altura de la mesa y la altura del asiento no permita al usuario descansar sus pies en el suelo. 

Para ser exactos, yo diría que no depende de que la mesa se pueda o no regular, pues hoy en día la mayoría de estos equipos permiten una regulación en altura de los mismos, aunque también es cierto que no es una operación que pueda realizar fácilmente el usuario y  debe ajustarla el instalador o el personal de mantenimiento, sino de una elección desafortunada de la altura adecuada de la mesa frente al personal usuario que vaya a ocupar el puesto.

Así que la primera pregunta que me viene a la cabeza es: ¿cómo se determina la altura adecuada de un escritorio?

Veamos, la altura correcta de las zonas donde trabajan las manos facilita un buen compromiso entre eficiencia y disminución de la fatiga física. La gran mayoría de las operaciones se realizan de forma óptima si se realizan cerca del nivel de los codos, especialmente si las operaciones no requieren grandes esfuerzos físicos.

Así que ya tenemos por dónde empezar. La altura del codo en posición sentado es la que nos determinará de manera exacta la altura de la superficie del tablero de trabajo que precisamos y que hará innecesario el uso de un reposapiés adicional.

¿Cómo se calcula la altura del codo?

La altura del codo es el resultado de sumarle a la altura poplítea en posición sentado, la distancia desde la superficie del asiento hasta la parte inferior de codo.

Es decir,

               hcodo = a  +  d 

Siendo 

               a dimensión del asiento al codo

              d altura poplítea

Finalmente la altura a la que se debe fijar la altura de la superficie de trabajo h1 será igual a la hcodo

            h1 = hcodo 

Así que todo se reduce a medir estas distancias en nuestro caso concreto y sumarlas para calcular nuestra altura ideal del escritorio.

Ahora bien, ¿esto es factible en una oficina donde cada persona tiene una altura diferente? La respuesta es un no rotundo mientras las mesas no sean fácilmente regulables por el propio usuario como lo son los asientos de trabajo. 

¿Qué se suele hacer en estos casos? Calcular una altura óptima para acomodar al mayor número de trabajadores de una población determinada en unas condiciones razonablemente ergonómicas. 

A continuación calcularé la altura fija de la superficie de trabajo óptima para acomodar a la población trabajadora teniendo en cuenta que los puestos pueden ser ocupados por mujeres y hombres.

El cálculo es el siguiente:

             h1 = hcodo = a 95° percentil (hombre)  +  d 95° percentil (hombre)

Teniendo en consideración los datos antropométricos de la población laboral española recogidos en la publicación “Aspectos antropométricos de la población laboral española aplicados al diseño industrial” de Antonio Carmona, INSHT, resulta que.

            h1 = hcodo =  271.65 mm + 468.45 mm   = 740.1 mm

Como vemos en este caso, si queremos acomodar a población trabajadora española de ambos sexos la mejor elección posible de altura de trabajo seria exactamente de 740.1 mm.

No obstante, tendríamos un mejor ajuste de mobiliario si pudiéramos establecer dos alturas de tablero una para cada sexo. Esto se llama diseño en consideración a la perspectiva de género. En este caso calculamos la altura óptima para la mujer:

           h1 = hcodo = a 95° percentil (mujer)  +  d 95° percentil (mujer)

           h1 = hcodo =  263.70 mm + 445.40 mm   = 709.1 mm

Esta diferencia de 31 mm entre las dos alturas puede ahorrar unos cuantos reposapiés y acomodar mejor a la población trabajadora femenina.

Espero que os haya resultado útil el truco!