#PRL 65: piensa en KPI

KPI

Lo que se puede medir se puede mejorar 

- Peter F. Drucker

La gente del Marketing lo tenía bastante claro a la hora de plantearse la imperiosa necesidad de definir métricas que permitiesen evaluar si el negocio iría  en la dirección correcta. La gente de la Prevención no tanto.

Las métricas que se suelen manejar en Prevención de Riesgos Laborales suelen ser muy pobres. Hasta el punto de que pasar de algunas pocas estadísticas sobre siniestralidad ya puede ser todo un logro.

Hoy quiero enseñar un nuevo truco: 

                                      PIENSA EN DISEÑAR KPIs DE PREVENCIÓN

¿Qué es un KPI?

Un KPI es el acrónimo de Key Performance Indicator, que en castellano sería algo así como indicador clave de desempeño. Estos KPI deben estar constituidos por aquellas variables que se consideren puedan tener una influencia significativa en la consecución de la estrategia de la empresa.

Los KPI’S son métricas (medibles y cuantificables) que determinaran numéricamente una variable directamente relacionada con los objetivos marcados dentro del Plan de Prevención.

El establecimiento de KPI’S en una empresa suele derivar, o debiera derivar de su Cuadro de Mandos o Balance Score Card.

¿Cómo diseñar un KPI?

En primer lugar es fundamental detenerse a pensar y hacerse preguntas sobre cuáles son los factores que realmente afectan al negocio. Conviene diferenciar entre los factores personales y los factores del trabajo.

Por ejemplo, en un primer estadio del plan de prevención puede que existan muchos factores del trabajo que haya que corregir  o controlar antes de enfrentarse a solucionar cuestiones que tengan que ver con los factores personales. Los KPI’S en ese caso podrían centrarse en las actuaciones que realiza la empresa para cerrar las no conformidades que se hayan encontrado en la evaluación inicial de riesgos. Seguimiento del presupuesto o budget asignado para Prevención, etc.

Una vez se disponga de una lista de indicadores deberemos verificar que cumplen una serie de requisitos para considerarlos KPI del Sistema de Gestión de Prevención de Riesgos Laborales de la empresa como:

Ser medible: nº de medidas preventivas pendientes de cerrar, nº accidentes… No vale: “Hemos mejorado mucho la cultura preventiva en la empresa”.

Cuantificable: debe poder materializarse. No vale: “la gente está más informada de los riesgos que antes”.

Períodico o temporal: es decir que pueda tener un seguimiento en el tiempo. No vale: “Cuando puedo hago una inspección de seguridad por las instalaciones, porque el día a día te come”.

Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes

- Maestro Yoda (Stars Wars)

Específico: acotarse a un sólo aspecto relevante, por ejemplo “control de acceso y CAE”. No vale: “Exigimos a las empresas que acceden a nuestro centro de trabajo que cumplan todas las normas de seguridad”.

Relevante: debe ser un factor que realmente influya en el modelo de negocio, y que si esa variable da resultados negativos, rápidamente debamos de actuar. No vale: “Todo gasto en Prevención es una inversión”

Ahora sólo queda poner manos a la obra.

Foto de Oleksandr Pylypenko