#PRL 62: aprovecha la luz solar

edificio Hearst

Esa abundancia de ventanas permitía que una luz contínua y pareja alegrara la gran sala, incluso en una tarde de invierno como aquella. Las vidrieras  no eran coloreadas como las de las iglesias, y las tiras de plomo sujetaban recuadros de vidrio incoloro para que la luz pudiese penetrar lo más pura posible, no modulada por el arte humano, y desempeñará así su función específica, que era la de iluminar el trabajo de lectura y escritura. En otras ocasiones y en otros sitios vi muchos scriptoria, pero ninguno conocí que, en las coladas de luz física que alumbran profusamente el recinto, ilustrase con tanto esplendor el principio espiritual que la luz encarna, la claritas, fuente de toda belleza y saber, atributo inseparable de la justa proporción que se observa en aquella sala. Porque de tres cosas depende la belleza: en primer lugar, de la integridad o perfección, y por eso consideramos feo lo que es incompleto; luego, de la justa proporción, o sea de la consonancia; por último, de la claridad   y la luz, y, en efecto, decimos que son bellas las cosas de colores nítidos. Y como la contemplación de la belleza entraña la paz y para nuestro apetito lo mismo es sosegarse en la paz, en el bien o en la belleza, me sentí invadido por una sensación muy placentera y pensé en lo agradable que debería ser trabajar en aquel sitio.

-Umberto Eco, El nombre de la rosa.

La utilización de luz natural en los lugares de trabajo tiene varias ventajas; al ahorro energético que supone el aporte de luz solar, se une la calidad de la luz natural: capacidad de reproducción cromática, estabilidad del flujo luminoso, tonalidad de la luz. Y, por último, también satisface la necesidad psicológica de contacto con el mundo exterior.

Si bien en las modernas construcciones de oficinas cada vez es más frecuente observar grandes superficies acristaladas que permiten espacios diáfanos y bien iluminados con luz natural; en las construcciones industriales, por el contrario, existe en general un aprovechamiento muy bajo de ésta. 

Aunque es verdad que no todas las instalaciones industriales presentan unas condiciones constructivas y de uso que favorezcan las entradas de luz natural, también es cierto que se descuidan aspectos como el mantenimiento de las claraboyas y se desconocen soluciones técnicas muy prácticas como los tubos de luz solar.

Steve Jobs lo vio claro cuando en junio de 2011 presentó su último gran proyecto:

Tenemos la oportunidad de construir el mejor edificio de oficinas del mundo.
 

Para la reunión del próximo proyecto constructivo añade el siguiente punto en el orden del día:

  • Aprovechamiento de la luz natural