#PRL 61: haz que escuchen sus corazones


Photo credit: pippalou from morguefile.com

A cada uno le toca decidir si caminará bajo la luz del altruismo creativo, o entre las tinieblas del egoísmo destructivo. La cuestión más permanente y más urgente de la vida es: ¿Qué hacemos por los demás?
-Martin Luther King

Uno de los grandes problemas de nuestra sociedad es que pasamos demasiado tiempo escuchando a nuestras cabezas y muy poco escuchando a nuestros corazones. Conseguir un futuro mejor en el Bienestar Social pasa por adoptar una visión holística de la Prevención. La suma de las partes no es suficiente. La fronteras imaginarias sólo sirven, a menudo, para desplazar el problema al jardín de la casa del vecino. En demasiadas ocasiones, el foco ante un daño, se pone en quién asumirá las responsabilidades del mismo y no en solucionar los problemas urgentes de nuestro mundo. Marcamos una fina línea entre lo que se quiere aceptar como causas de origen laboral y las que no, y cuando no se sabe, se inventa. Eso ha servido durante mucho tiempo, en un aspecto puramente gestor, cuando las relaciones de causalidad eran claras y diáfanas. Pero, ¿siguen siendo válidas?

Cada vez menos. Los nuevos riesgos emergentes lo están poniendo cada vez más difícil, hasta el punto que nos podemos cuestionar si esas divisiones que han servido en el pasado servirán en el futuro para que vivamos mejor. El problema es de tal envergadura que hace falta que piensen en la Seguridad y la Salud, no sólo los técnicos de prevención, sino que será necesaria la colaboración de muchas personas y en muchos frentes, con ingenio, con valor y que compartan un sentimiento común de colectividad. Quizás todo empiece con una sencilla y humilde pregunta, y da igual si te dedicas a la nanotecnología o a la gestión de fondos de inversión:

¿Qué estas haciendo, de manera altruista, para mejorar la Seguridad y la Salud de la Humanidad?

Lettering from Pablo Delcán on Vimeo.