#PRL 50: “easy” evaluación del interés por el trabajador

 

Steve: ¿Quién cojones eres tú?
Ryan Bingham: Una gran pregunta. ¿Quién cojones soy? El pobre Steve ha trabajado aquí siete años, y nunca se había reunido conmigo, ni nos habíamos cruzado, ni me había contado chismes. Y es porque no trabajo aquí. Trabajo para una empresa que me presta a unos cobardes como el jefe de Steve, que no tienen huevos para echar a sus empleados. Y a veces con razón. A la gente se le va la olla cuando lo despiden.

-George Clooney, en Up in the Air

Ergonómicos y Psicosociales en PYME del INSHT da un método para evaluar los riesgos de origen psicosocial. Como en el uso de este método me he encontrado que en muchas ocasiones surgen dudas sobre cómo responder a cada uno de esos ítems, voy a dar mis apreciaciones para responderlas. Como acostumbra a ocurrir con toda la temática psicosocial, son apreciaciones subjetivas y como tales pueden dar lugar a más de una opinión en contra. No obstante, creo que aunque sólo sea eso, una interpretación personal, puede servir en algunos casos como punto de partida a una consideración más profunda de los hechos a evaluar.

El procedimiento conforme se especifica en el manual se basa en estos cuatro puntos:

  1. Compruebe si se dan algunas de las situaciones incluidas en cada uno de estos apartados.
  2. Un solo ítem marcado en cualquiera de los apartados indicaría una posible situación de riesgo no tolerable.
  3. El nivel de riesgo será tanto mayor cuanto mayor sea el número de ítems señalados.
  4. Adopte las correspondientes medidas preventivas, si fuera necesario.

INTERÉS POR EL TRABAJADOR -No existe un espacio independiente del puesto de trabajo donde el trabajador pueda realizar su pausa. Cabe considerar en los ítems de este apartado que se han encontrado evidencias de que la precariedad laboral ligada a la inseguridad en el empleo y la temporalidad, tiene no sólo repercusiones para la salud, sino también en la siniestralidad. La preocupación por demostrar un verdadero interés por el trabajador empieza con los aspectos más básicos: qué cuidado se ha tenido al considerar los espacios de descanso, los lavabos, los vestuarios… -No existe posibilidades de promocionar. Más que una promoción, que históricamente ha estado asociado a una escalada en la estructura piramidal de la organización clásica, en las actuales organizaciones, en las que se observan organigramas extremadamente planos, es interesante valorar el concepto de “progresión” profesional. Cabe preguntarse entonces sobre cuestiones como: ¿estoy aprendiendo? ¿Me estoy desarrollando profesionalmente? ¿Las competencias que adquiero resultan valiosas no sólo para la empresa en la que trabajo sino en el mercado laboral? ¿Acompaña la retribución las competencias y responsabilidades que se adquieren? -El contrato de trabajo no es fijo. La tipología de contratación tiene un efecto determinante sobre el control que los trabajadores pueden tener sobre sus propias vidas. Es importante cuestionarse en este ítem los aspectos relacionados con la inseguridad contractual que también debe incluir los aspectos de las condiciones de trabajo como: movilidad funcional y geográfica, cambios de la jornada y horario de trabajo, salario y forma de pago entre otros.

Foto|Lilly Darma