#PRL 32: traza un buen plan

Esta semana he recibido una petición para que explique lo que es un Plan de Prevención y lo que conlleva ponerlo en marcha. Así que, como pienso que elaborar un buen Plan de Prevención no sólo nos va a permitir dar cumplimiento a la legislación vigente, sino que además será de gran ayuda para lograr los objetivos que nos marquemos en Prevención de Riesgos Laborales (PRL), lanzo la respuesta a modo de truco. En primer lugar, debemos remitirnos a lo que dice la legislación vigente en nuestro país. En España, debemos cumplir el artículo 16. Plan de prevención de riesgos laborales, evaluación de los riesgos y planificación de la actividad preventiva, de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales y que en su apartado 1, dice así:

La prevención de riesgos laborales deberá integrarse en el sistema general de gestión de la empresa, tanto en el conjunto de sus actividades como en todos los niveles jerárquicos de ésta, a través de la implantación y aplicación de un plan de prevención de riesgos laborales a que se refiere el párrafo siguiente. Este plan de prevención de riesgos laborales deberá incluir la estructura organizativa, las responsabilidades, las funciones, las prácticas, los procedimientos, los procesos y los recursos necesarios para realizar la acción de prevención de riesgos en la empresa, en los términos que reglamentariamente se establezcan

Dicho esto, 6 puntos clave que debemos tener en cuenta en nuestro plan:

  1. Debe estar por escrito. Es básico que el plan quede recogido por escrito y que sea un documento vivo que se vaya adaptando a los cambios del negocio.
  2. Lo debe hacer un técnico en prevención. Si no contamos con este perfil en plantilla subcontrata esa actividad, y eso ya formará parte de la estructura organizativa que tendremos que reflejar en el documento del plan.
  3. Considerar que en PRL es empresario todo aquel que jerárquicamente manda a otros. Deja por escrito en el plan qué responsabilidades tiene cada mando sobre el personal a su cargo.
  4. Definir los procesos básicos del negocio y asignar responsables de los aspectos preventivos. Por ejemplo:
    • Quién será responsable de la PRL en la prestación de un servicio por parte de la empresa.
    • Quién será responsable de asegurar la PRL en la contratación de personal.
    • Quién será responsable de la formación e información en PRL.
    • Quién será responsable de la contratación y coordinación de servicios relacionados con la PRL como: Servicios de Prevención Ajenos, Auditorias, etc.
    • Quién será responsable de la coordinación de las actividades empresariales con otras empresas.
    • Quién será responsable de que en la adquisición de nuevas instalaciones y equipos se cumple con la normativa de PRL.
  5. Establecer por escrito instrucciones de trabajo. Especialmente en aquellos casos en los que la PRL sólo pueda asegurarse cuando se sigan procedimientos seguros de trabajo.
  6. Asignar un presupuesto. (Sin palabras)

Y por último, no te obsesiones en exceso por la consecución exacta del mismo, raras veces se logra, pero sí, porque se ponga uno en marcha. Recuerda la palabras de Peter Drucker: "Los planes no tienen valor, pero la planificación es invalorable."