Sobre la necesidad de disentir en las empresas

... hacéis, y sabéis por qué hacéis; pero no sabéis por qué sabéis que sabéis lo que hacéis.

- Umberto Eco, en “El nombre de la rosa”

Muchas veces me cuestiono por qué se hacen tan pocas evaluaciones psicosociales en las empresas. Por qué cuesta tanto cambiar el parecer de los gestores para que vean en la evaluación una oportunidad de mejora para la Organización y no una amenaza para los intereses de la misma.

Es cierto que es una puerta abierta a la disensión y al conflicto, pero acaso no es la resolución del mismo el que nos puede elevar hasta alcanzar una Organización más noble y justa. Quizás más saludable si utilizamos el término más cool del momento. Y, ¿no es eso bueno para el negocio?

Pero en cambio, es praxis común que la evaluación psicosocial sólo se haga ante la llegada de un conflicto, pero sin ánimo de aprender, de dialogar, sino más bien de sojuzgar a la peña. Una práctica impía para el buen prevencionista. Una guadaña para el pensamiento colaborativo.

Escuchando la conferencia de Margaret Heffernan me reafirmo en la necesidad cada vez más acuciante que tienen las empresas de gestionar la disensión para resultar lugares atractivos al intelecto creativo y emprendedor. O dicho de otro modo: rodéate de pelotas y enviarás tu empresa al infierno.

Foto de epicnom

Tags: