Me levanto todos los días y me voy a trabajar como Tom Hanks

Me encanta Tom Hanks, me muero de ganas por ver su reciente estreno 'Capitán Phillips'. Así que esta mañana, mientras leía el periódico no he podido dejar de echarle un vistazo a un artículo que hablaba de él: “Me levanto todos los días y me voy a trabajar. Como mis personajes”. El artículo en sí no tiene más trascendencia a no ser que seas un forofo de Hanks como yo.

La cuestión es que luego he cogido el coche y me he ido a trabajar como cada día. Y mientras conducía iba escuchando las noticias en la radio de la realidad económica de este país, que si Botín dice que para España es momento fantástico porque le está llegando dinero para todo, que si la prima de riesgo está bajando y eso también es estupendo, pero que continuamos con casi seis millones de parados y de esa no nos salva nadie ni que pasen dos años. En fin, que el panorama para la mal nutrida, de caudales, clase media todo iba a seguir con un feo escenario. Y en esas que pensaba yo en la suerte de quienes podemos levantarnos todos los días e irnos a trabajar como Tom Hanks. Aquellos que no sólo tenemos trabajo, sino que además hacemos lo que nos gusta y encima nos pagan  por ello.

Luego he pensado en cosas que he hecho esta semana. He recordado asesorar a empresas a evitar el fraude de unos malos trabajadores que dicen tener dolor cuando no lo tienen y ponen en dificultades a sus empresas y a sus gestores. Empresas en que los magníficos profesionales son los gestores pero tienen que lidiar con malos personajes que se aprovechan de las fisuras del sistema de Salud en favor de sus turbios propósitos. 

Desgraciadamente no todos tienen la suerte que tiene Hanks y tengo yo de trabajar en lo que es nuestra pasión. El sistema socioeconómico es asimétrico y eso no es culpa de la empresa para la que se trabaja. ¿Quién sabe de quién es la culpa? Pero aún así, si se tiene la suerte de tener un trabajo frente a los seis millones de parados que lo buscan, uno tiene una responsabilidad importantísima: levantarse todos los días e ir a trabajar.

El prevencionista no debe olvidar que se debe ser buen técnico para lo bueno y para lo malo. Entiéndase por malo, el poco placentero trabajo de librar a las organizaciones de parásitos que aprovechan para vivir a la sopa boba. Extirpar esa malicia es sanísimo y muy necesario para la empresa, para la Sociedad, para el país y especialmente, para los millones de parados que esperan levantarse algún día para ir a trabajar como Tom Hanks.

Nadie me descubrió de la noche a la mañana. He dado muchos tumbos.

-Tom Hanks

Tags: