Seguridad Basada en el Comportamiento: Sorpréndalos haciendo algo bien

Ayude a la gente a alcanzar su máxima eficacia. Sorpréndala mientras hace algo bien.

-Kenneth Blanchard

 

Una de las principales ventajas de los métodos de Seguridad Basada en Comportamiento (SBC) es que evitan los recursos y procedimientos que tienden a generar sentimientos y actitudes negativas que tienen las metodologías más tradicionales en seguridad.

El método clásico con el que se trata de influir para conseguir que los empleados trabajen de forma segura es: 

  • Establecer normas.
  • Establecer, explícita o implícitamente, consecuencias aversivas, tales como amonestaciones, llamadas de atención o sanciones para quienes incumplan.
  • Observar, en general de forma ocasional y casi nunca bajo una planificación sistematizada de la misma.
  • Amonestar o sancionar cuando se detecta algún incumplimiento.

Este mecanismo de aprendizaje, aunque muy convencional, presenta carencias aún cuando pueda llegar a producir un cambio de comportamiento en el sentido deseado.

La primera de ellas es que esta mecánica sólo suele resultar útil en tanto en cuanto se mantenga una vigilancia continuada, y sólo durante el período de tiempo que se produce dicha vigilancia. Por otro lado, el control basado en la amenaza, ya sea esta implícita o explícita, y la punición generan sentimientos negativos y que se suelen enfrentar al control.

Las personas aprenden muy rápido qué estímulos discriminantes advierten de cuando va a ser vigilado y se comportará como se espera ante la vigilancia, dejando de hacerlo en cuanto los estímulos discriminantes o antecedentes le advierten de que la vigilancia ha cesado. Quién no ha observado alguna vez la reducción de velocidad que realizan algunos conductores cuando pasan junto a algún vehículo aparcado en el arcén del que se sospecha que pueda ser un radar móvil.

Y en tercer lugar, este mecanismo pone énfasis y atención en los sucesos no deseados (saltarse una norma, accidentes, sanciones, etc.) más que trabajar los sucesos positivos.

Quizás lo más perverso de este sistema es que dado que puede resultar tan prohibitivo, por lo que de costoso puede tener vigilar a todo el mundo, las personas aprenden rápidamente que el incumplimiento no vigilado no sufre castigo, lo que incrementa continuamente la probabilidad del comportamiento inseguro indeseado. Así, bajo condiciones de baja supervisión, que son muy frecuentes en los aspectos de seguridad, el personal aprende que un incumplimiento regular de las normas de seguridad no pasa nada. La seguridad se convierte así en un objetivo externo al trabajador, que además resulta un estorbo para los fines propios de él.

Por el contrario las metodologías de intervención de SBC ponen énfasis y desarrollan sentimientos y actitudes positivas, tienden a estimular el aprendizaje de los trabajadores en los procesos de intervención y a favorecer, en la medida de lo posible, el autocontrol de la seguridad.

Si os interesa el tema del SBC y queréis que continúe profundizando, pues ya sabéis, le dais al retweet, un me gusta o me dejáis algún comentario. 

Foto de Kristina Alexanderson

 

Tags: