Lección de Volvo para los prevencionistas: vende una palabra

En la venta de Seguridad hay que hacer tangible lo intangible.

No podemos esperar que la empresas hagan seguridad sin más porque es de obligado cumplimiento. La Seguridad hay que venderla bien. Y no es cosa sencilla. Pero quizás podamos hacer benchmarking de quienes, como Volvo, han sabido venderse en el sector automovilístico con la palabra: “seguridad”.

Deberemos avanzar bastante en este aspecto. Ahora que está muy en boga lo de aplicar las nuevas tecnologías a la Prevención de Riesgos Laborales, debemos cuestionarnos si esas nuevas ideas representan o no una verdadera innovación en el sector, especialmente si hablamos de los Servicios de Prevención Ajenos, el ejercicio es más que interesante. La innovación, según el Diccionario de la Real Academia Española, es la “creación o modificación de un producto, y su introducción en un mercado.” Por tanto, aquello que no se vende no puede ser considerado innovador por más ingenioso que sea el concepto, producto o servicio.

Hay quienes se muestran ávidos en ver cómo aprovechar los nuevos gadgets que salen al mercado en pro de aportar soluciones al mercado de la PRL. Aún no imanigo qué uso realmente innovador se le puede dar a Google Glass, cuando ya salen nuevas apuestas como la de Atheer Labs que abre un nuevo abanico de posibilidades que me vuelve a dar para pensar. 

Quizás la verdadera innovación para los SPA, en pleno período de cambios y reestructuraciones en nuestro país, provenga, como en el caso de Volvo, de apropiarse de un concepto y transmitir emociones sobre él y no sólo tratar de incorporar el último ingenio tecnológico. Ya sabemos que el hábito no hace al monje, pero actualmente vivimos el paradójico momento en el que buenos SPA no están vendiendo todo lo que saben hacer porque sólo son vistos como SPA por parte de sus potenciales clientes.

Es el momento de APROPIARSE de NUEVAS PALABRAS

Foto de chema_santander

Tags: