La gestión de la PRL como una facility y su impacto en los costes operativos

Que seas una personalidad no significa que tengas personalidad.

Señor Lobo, “Pulp fiction”

¿A qué me refiero con gestión de PRL? Englobo en ella las actividades básicas de poner en marcha un plan de prevención, es decir, la realización de evaluaciones de riesgos, la planificación de actividades preventivas, la coordinación de actividades empresariales y la formación e información de trabajadores.

Eso que normalmente se externaliza en este país en los denominados Servicios de Prevención Ajenos (SPA). Y si no se externaliza porque nuestra encorsetada legislación lo impide, se realiza por un Servicio de Prevención Propio (SPP) o Mancomunado (SPM) que acaba siendo el mismo perro pero con distinto collar, por mucho que algunos prevencionistas  de estos últimos digan que no, que eso es mejor. Entre otros motivos, porque les va el empleo y el salario en ello.

Ya sé que este concepto no será del agrado de los prevencionistas que estén externalizando poca actividad preventiva hacia los SPA, pero la experiencia me dice que por mucho que algunos  se enroquen en perpetuar un modelo  de organización preventiva, sólo al amparo de la normativa actualmente vigente en España, la naturaleza de nuestras organizaciones es cada vez más fluctuante alrededor de proyectos empresariales que nacen, se desarrollan y mueren en corto espacio de tiempo. Ello impone una severa exigencia sobre el rendimiento de los activos a las compañías que se centran, cada vez más, en fortalecer sus actividades principales y externalizar aquellas actividades de soporte. La gestión de la PRL es una actividad de soporte.

¿Por qué cada vez van a realizarse más externalizaciones de servicios de PRL en España y fuera de ella?

Los Servicios de Prevención Ajenos se han convertido a pasos agigantados en empresas de Facilities Services de Prevención de Riesgos Laborales. Cabe preguntarse en primer lugar, ¿qué son las “facilities”? la palabra “facilities o facility”, en el contexto empresarial,  es un anglicismo cuyo concepto engloba los elementos materiales que configuran los entornos de trabajo y los servicios de soporte necesarios para que los trabajadores puedan trabajar. Quizás el concepto más asimilable sea el de infraestructura de las organizaciones.

¿Por qué los SPA están ganando cada vez más terreno a los SPP y SPM en la gestión de la PRL?

Los SPA, como modelos de negocio, se rigen bajo las exigencias de un mercado que impone elevadas tasas de eficiencia y competitividad, para lo cual, ponen a la cabeza de estas empresas profesionales especialistas en la gestión eficiente de recursos. Eso es así porque mientras en un SPA la oferta de la gestión de la PRL es el activo principal del negocio no ocurre lo mismo en los SPP y SPM mucho menos necesitados de una optimización gestora. Tanto es así que el Facilities Management (FM) de las empresas está decidiendo este trasvase de actividades y no las regulaciones que dictan las administraciones.

La aplicación de modelos de FM en los negocios, persigue “aportar valor” al resultado económico del negocio sobre la base de mejorar la productividad, reducir los costes operativos y obtener mayor rentabilidad del uso de los activos.

¿Por qué va a aumentar el trasvase de actividad entre SPA y SPP/SPM?

Aunque muchas empresas españolas, en base a su número de trabajadores y tipo de riesgo, deben constituir un SPP, es frecuente ver que estos conviven en buena armonía con SPA que les prestan servicios troncales propios de su actividad como son: reconocimientos médicos, informes de evaluaciones de riesgos, formación, CAE y consultoría. En la actualidad, en la mayoría de las empresas, la PRL es un área que cuelga en el organigrama de la Dirección de Recursos Humanos. Un análisis actual del mercado nos indica la poca conciencia que hay actualmente a llevar una gestión eficiente de las “facilities”. Es evidente que existe su gestión en muchas empresas pero de forma disgregada, perdiéndose uno de los grandes beneficios de la FM que es su visión global e integradora.

Las organizaciones tienen el reto continuo de reducir costes e incrementar su flexibilidad.  Si tener unos bajos costes es importante en nuestro actual mercado, lo es aún más tener unos costes flexibles. Por este motivo, en muchas organizaciones su estrategia pasa por fortalecer su actividad principal y externalizar aquellas que pueden considerarse de soporte.

Traspasar la gestión y los servicios de facilities a empresas externas comportará ventajas para las organizaciones en base a obtener experiencia, recursos y profesionales altamente especializados en estas áreas, permitiendo que las organizaciones dediquen más recursos a su “core business” que es lo que realmente conocen y saben gestionar eficientemente.

Pero no te equivoques, una facility en PRL no es una commodity en PRL. Si quieres saber la diferencia me dejas un comentario debajo ;-)

Tags: