OCRA, Gin Tonic, electromiografía y Steak Tartar

Steak Tartar - El Trull - Sitges

En Restauración pasa un poco como con Prevención, si no te ha gustado la comida o la cena de un restaurante siempre hay alguien presto o presta a recordarte aquello de que: “como en casa en ningún sitio”, especialmente si quien crítica es manitas para la cocina. En Prevención, tres cuartos de lo mismo, hay quienes deben haber tenido una indigesta con algún mal Servicio de Prevención Ajeno o Consultoría de PRL, y claro, han optado por cenar en casa todos los días del año. ¡Menudo aburrimiento para el estómago y el alma!

Hace unas semanas estuve planteando un proyecto de consultoría en Ergonomía para una gran multinacional y cuando entré un poco en el asunto para ver cómo les podía ayudar, enseguida me dí cuenta de cuál era el diagnóstico: empachados por OCRAs. OCRA para desayunar, OCRA para comer y OCRA para cenar. Ahítos de OCRAs que yo los veía y el primer trabajo que me encargan es una contraste de algunos de sus estudios mediante la utilización de tecnologías de captura tridimensional del movimiento humano. En fin, pues por aquello de que el cliente siempre cree tener la razón “no quieres caldo, toma dos tazas” ahí nos vemos haciendo OCRAs que yo sólo haría bajo prescripción facultativa...

Y es que los OCRAs están como los Gin Tonics, de moda. La gente hasta se apunta a cursillos para ver cómo hacerlos, escudriñar secretos, si es que los hay. Vamos que los de marketing lo han bordado con ambos. Y aquí nos vemos haciendo OCRAs y bebiendo GinTonics. Los Gin Tonics caseros pueden ser tan buenos como los del mejor barman a poco que te interese hacerlos, osea, que no se justifica salir a tomarte un Gin Tonic a no ser que tengas un plus en ello, la compañía, el sitio, o te hayas quedado sin buenos ingredientes. Pues con los OCRAs lo mismo.

En cambio, con los Steak Tartar ocurre como con la electromiografía de superficie (SEMG) para el análisis de sobreesfuerzos, no tiene sentido para mí intentar prepararlo, a pesar de que me encanta. Tampoco lo pido en cualquier restaurante, digamos que soy bastante más exigente que con otros platos. Y cuando encuentro algún buen rincón lo apunto para repetir y recomendar. Yo no preparo Steak Tartar, no pierdo el tiempo en ello, los subcontrato a excelentes cocineros, voy a restaurantes que preparan los mejores que conozco y me deleito con sus platos.

Las empresas deberían subcontratar los platos que no saben preparar, la electromiografía suele ser uno de ellos, porque, seguramente, nunca les saldrán igual de buenos. También deberían salir de vez en cuanto a probar los platos de otros. Es sanísimo y muy enriquecedor ponerse en manos de un buen ergónomo. Ayuda a mejorar la dieta de casa y evitar alguna que otra indigestión.

Por cierto, la foto del Steak Tartar es del restaurante El Trull en Sitges, que obviamente, recomiendo de corazón ;-)

Tags: 

Comentarios

Buen artículo, tambien hay empresas que creen saber preparar Gin Tonics cuando se los toman ellos, pero si tienen invitados los subcontratan para no tener problemas.

Imagen de ergow

Es cierto. Y en eso creo que el símil sigue siendo válido.

Gracias por el comentario y por pasarte.